Moscú, los años 70. Libro 2. Recuerdos de la infancia
Tatiana Oliva Morales

Moscú, los años 70. Libro 2. Recuerdos de la infancia
Tatiana Oliva Morales

El libro contiene cinco cuentos dedicados a la vida en Moscú y la URSS en los años setenta del siglo XX. Son mis recuerdos de infancia, padres, amigos y escuela. Sobre cómo vivían los niños en ese tiempo. En este libro, traté de transmitir mis sensaciones y percepción de la infancia y de aquellos años.

Moscú, los años 70

Libro 2. Recuerdos de la infancia

Tatiana Oliva Morales

Illustrator Tatiana Oliva Morales

Cover designer Tatiana Oliva Morales

© Tatiana Oliva Morales, 2019

© Tatiana Oliva Morales, illustrations, 2019

© Tatiana Oliva Morales, cover design, 2019

ISBN 978-5-0050-7822-3 (т. 2)

ISBN 978-5-0050-7445-4

Created with Ridero smart publishing system

“Morozovka” y libros

No he encontrado ninguna foto de “Morozovka”, pero he encontrado una de la mansión muy similar

La casa de reposo “Morozovka” era muy acogedora y hermosa, mis padres y yo solíamos ir allí cuando todavía no iba a la escuela. Se distinguía por una arquitectura especial. Era una mansión antigua, las columnas frontales a la entrada, la fachada del edificio y el interior se habían completado en colores azules y blancos pasteles con bajorrelieves y molduras de estuco. En las habitaciones había muebles antiguos, ese casa de reposo me recordaba un castillo.

Mis primeros recuerdos de este lugar pueden ser atribuidos a mis tres años. Inmediatamente después de llegar a “Morozovka”, papá fue a la biblioteca y trajo unos libros grandes de allí. Cuando llegaba el momento de ir al comedor, marchabamos allí todos juntos acompañados por los libros.

Era demasiado pequeña entonces y por lo tanto no podía sentarme a la mesa normalmente. Papá ponía los libros sobre la silla, a mí me ponían sobre los libros y el problema se resolvía completamente de esa manera.

Pero papá eligía libros en la biblioteca, basándose no solo en su tamaño, sino también en el contenido. Como regla general, eran enciclopedias, o cuentos de hadas, o algo más que podría interesarme en ese momento. Por lo tanto, por las noches, nos sentabamos juntos en un sillón grande y blando a la lámpara de pie, y papá me leía en voz alta.

Cuando crecí, mi mejor amiga Luda Koeva comenzó a acompañarnos a “Morozovka”. Como de costumbre, nos asignaban una habitación separada. Era muy romantico. Por la noche nos sentabamos en la cama, mirando la luna y las estrellas a través de la ventana, y componíamos algunas historias fantásticas o aterradoras.

A menudo se me ocurría algún tipo de poema. Pero luego no los apuntaba, porque no sabía hacerlo. A veces mi madre los apuntaba, pero esas notas no se han conservado.

A veces componía música, tocándola en el piano. Me gustaba componer algo, me divertía.

Lucia y cuadros, dibujo y pintura

La casa donde vivía mi hermana en aquellos años

Tenía unos cinco años cuando mis padres anunciaron que tenía una hermanastra mayor. Papá decidió presentarnos y nos encontramos por primera vez en el terraplén Frunzenskaya, frente a la casa donde vivía mi hermanastra Lucia. Estabamos en invierno, la nieve cálida y suave caía al suelo.


Вы ознакомились с фрагментом книги.
Приобретайте полный текст книги у нашего партнера:
Полная версия книги
всего 10 форматов